MVMEDIOS: Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar


TENDENCIAS

/Julio 2018

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

VIDRIOS ELECTROCRÓMICOS

Los vidrios inteligentes son vidrios que cambian sus propiedades y su apariencia, permitiendo optimizar las condiciones ambientales de un espacio según el uso y las necesidades de sus ocupantes.

Texto: Maureen Berger Hidalgo
CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Las llamadas ventanas inteligentes, también conocidas como vidrios inteligentes, ventanas conmutables y ventanas dinámicas, hacen uso de una idea científica llamada electrocromismo: que los materiales cambien de color -o pasen de transparente a opaco- cuando se aplica una tensión eléctrica a través de ellos.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

El vidrio electrocrómico forma parte del grupo de los llamados “vidrios inteligentes”, entre los que están el vidrio fotocrómico, que pierde transparencia al incidir sobre él luz intensa, el termocrómico, que hace lo propio con aumentos y disminuciones de la temperatura, el de partículas suspendidas (SPD) y el de cristal líquido.

Los materiales electrocrómicos fueron descubiertos en los años 70 y han ido adquiriendo, desde la década de los 90, mucha atención debido al gran número de aplicaciones, aunque la mayoría de ellas están muy poco desarrolladas. El vidrio electrocrómico hizo su debut mundial en el Salón del Automóvil de Detroit en enero de 2005, al ser incorporado por primera vez en los retrovisores del Ferrari 575 Superamérica. Desde entonces es común encontrar este vidrio en retrovisores y techos solares de coches de lujo y en algunos edificios de oficinas.

Algunos tipos de vidrio inteligente permiten a los usuarios controlar la cantidad de luz (y en consecuencia, de calor) que transmiten. Una vez que se activa, el vidrio cambia de transparente a opaco, bloqueando parcialmente la luz mientras mantiene una vista clara. Otros tipos de vidrio inteligente pueden proporcionar privacidad completa cuando son activados. Las tecnologías usadas en el vidrio inteligente incluyen dispositivos: electrocromáticos, de partículas suspendidas, micro-persianas y de cristal líquido (LCD).

Esta tecnología de vidrios electrocrómicos funciona al cambiar la polarización eléctrica entre algunos de sus componentes, y su variante más utilizada es la conocida como PDCL. Esta consiste en una película muy delgada de cristal líquido que se ubica entre dos capas plásticas transparentes conductoras (generalmente de vidrio laminado), que cambia su apariencia de un tono transparente a un tono opaco.

La reacción química que se produce en la capa electrocrómica tiene una duración directamente proporcional a la superficie del vidrio. En un espejo retrovisor del coche puede tardar seis segundos en oscurecerse y diez en recuperar la claridad. En el caso de una ventana la reacción tarda de seis a diez minutos.

El grosor total de una ventana electrocrómica es de 5,8 mm, de los cuales, 2,1 corresponden a las tres capas centrales donde se produce la reacción. El peso total es de 16 kg/m² y funciona en el intervalo de temperaturas que va desde los -25 °C a los 90 °C.

Al ser eléctricas, pueden ser fácilmente controlados por un sistema inteligente en el hogar o un sensor de luz del sol, por lo que puede funcionar independientemente de que haya o no una persona en el interior de la habitación protegida. Gracias a estos cristales es posible olvidarse de los problemas de claroscuros, el desvanecimiento del color de la tapicería o el reflejo del sol en la pantalla del computador.

Según los científicos del Departamento de Energía de EE.UU National Renewable Energy Laboratory (NREL), las ventanas de este tipo podría ahorrar hasta un 8% del consumo total de energía de un edificio ya que usan solo pequeñas cantidades de electricidad para cambiar de oscuro a claro, según sus cálculos 100 ventanas utilizan aproximadamente la misma energía que una lámpara incandescente, así que el ahorro de energía neta global es enorme.

Algunas características de los vidrios inteligentes son que eliminan la propagación de polvo, ácaros y bacterias. Se limpian como cualquier vidrio, poseen una protección UV sin precedente +/- 98% tanto encendido como apagado. Es un producto verde ya que sólo consume entre 3 y 5 watts por m2. Se puede instalar la película solo en una parte del vidrio si así se desea.

Las aplicaciones de los vidrios inteligentes son muy amplias, en la industria automotriz, aviación,
arquitectura, construcción y en museos. Su utilización ha ido en aumento durante este 2018, tanto en Europa como en los Estados Unidos. En casas son empleados como sustitutos de cortinas y persianas, se usa también en tragaluces y en los acrílicos o cristales de los baños. En oficinas los utilizan en salas de juntas y privados, empleándolos también como pizarrones inteligentes y pantalla de proyección.

Es una tecnología que aunque lleva ya muchos años en desarrollo, es realmente nueva en el mundo y está revolucionando el mercado por sus diferentes aplicaciones. Hoy solo existen cuatro fabricantes de esta tecnología en el mundo, que ya está disponible en países como por ejemplo Corea, Japón, Francia, Estados Unidos y México.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso