MVMEDIOS: INvite - Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar - En Sociales


ARQUITECTURA

Julio/2017

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Museo Salvador Dalí en Florida, Estados Unidos

UN SANTUARIO PARA FASCINARSE CON EL GENIO Y ADORAR AL ORATE

Situado en la zona de Bayboro Harbor, sitio imperturbable en la costa de Saint Petersburg, Florida; el Museo Salvador Dalí es un hermoso complejo que exhibe la mayor colección de arte del artista fuera de Europa. La arquitectura del inmueble y su infraestructura ameritan un lugar cimero al conquistar torcer una realidad a mero capricho humano inspirado en la obra del creador.

Texto y fotografías Salima Medina Pedrera, desde Saint Petersburg, Florida.
CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

La exuberante edificación concebida por el arquitecto Yann Weymouth (uno de los autores de la Pirámide del Louvre en París), -quien además es director de diseño de la firma HOK junto a Beck Group-, tuvo un costo total de 36 millones de dólares y abrió sus puertas el 11 de enero de 2011. Con su refrescante y estratégica ubicación frente al Golfo de México ha pretendido recrear un paralelismo con la ciudad de Cadaqués, Cataluña, el pueblo más Oriental en la península Ibérica y domicilio del Museo Dalí en dicha localidad.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

En 1943, el matrimonio conformado por A. Reynolds Morse y EleanorReese Morse (magnates de la industria del plástico en Ohio, USA) quedó tan cautivado por la obra de Dalí, la cual se exhibía en el Museo de Arte Moderno de New York, que se obsequiaron como regalo de aniversario de bodas su primer cuadro de Dalí “Daddy Longlegs of the Evening Hope”, dando paso a una gran amistad con el genio del Surrealismo y convirtiéndose en los mayores coleccionistas del mismo, abarcando 45 años de aventuras “dalilianas”. Casi un centenar de obras fueron adquiridas por esta pareja norteamericana, llegando a coleccionar algunas con tamaños tan descomunales que: “Se impuso la necesidad de conseguir un lugar donde conservar de manera íntegra la gran trayectoria artística del autor de fama internacional”, explica Morse.
Variadas locaciones albergaron las obras de este “catalán chiflado” antes de encontrar su hogar definitivo, pues ningún museo deseaba aceptar tal colección de arte. Luego de que en 1980 el Wall Street Journal publicara un artículo sobre dicho infortunio, se logró movilizar a un grupo de líderes comunitarios al oeste de Florida y, gracias al abogado James W. Martin, lograron dar forma a esta quimera e inaugurar el museo Dalí.
La edificación actual y definitiva cuenta con un área interior de 68 mil metros cuadrados, un rectángulo de 75 metros de altura, vestido de bloques de hormigón de 18 pulgadas de grosor capaz de resistir un huracán categoría 5 con la finalidad de proteger más de dos mil invaluables obras que allí se conservan a la vista de un público ávido del más exquisito arte.
Su interior, nada discreto, alimenta la más deliciosa contemplación y ha generado este trabajo fotográfico en dúo-tono y degradé de colores afines al entorno. Su primer nivel nos recibe con una tienda surtida de asombrosos y peculiares suvenires para dar paso al Gala Café (en honor a la esposa de Dalí), un espacio que se esmera en brindar un menú de tapas, gazpacho y caldo gallego, además de la infaltable crema Catalana. La luz natural inunda todos los espacios comunes penetrando a través de una estructura orgánica compuesta por 1062 triángulos de vidrio (cada uno con distintas dimensiones), todos enmarcados en acero. La intención de jugar con estos elementos está inspirada en la figura geométrica que aparece al trazar una línea entre las comunas de Púbol, Port Illigat y Figueres, su territorio natal, bautizado como el “Triángulo Daliliano”. Esta armazón honra la cúpula geodésica que se erige en el museo con similar estructura que construyera el “Salvador del modernismo” en Gerona, costa Mediterránea, su cuna natal. Esta inspiración nace a partir de la admiración que sentía Dalí por Buckmister Fuller, quien fomentó sistemas estructurales sofisticados y que posteriormente fuese desarrollada y concretada por el arquitecto español Emilio Pérez Piñero.
El segundo piso presume de un espacio de 20.000 pies cuadrados que alberga las oficinas administrativas y una incalculable información tanto artística como personal del pintor en una organizada biblioteca que recibe diariamente a profesionales del medio, coleccionistas, estudiantes y admiradores.
Noventa y seis pinturas al óleo, una selección de dibujos, fotografías, videos, para un total de dos mil objetos únicos, pertenecientes al gran Salvador, deleitan al visitante en lo que se conoce como la muestra permanente del museo, ubicada en el tercer piso.
Estos tres pisos se conectan mediante una escalera apodada como ENIGMA, por su forma helicoidal la cual representa la adoración de Dalí por las dobles hélices de las moléculas de ADN y la secuencia numérica de Fibonacci.
El ala izquierda de este último piso expone muestras temporales de artistas invitados que estuvieron vinculados directa o indirectamente con el intelectual catalán, como el proyecto que gestó junto a Walt Disney en 1945 y que quedó inconcluso a causa de la Segunda Guerra Mundial, pero que 58 años después logró concretarse en el corto animado “Destino” que cautiva en las redes sociales.
Frida Kahlo recientemente engalanó este espacio con una muestra que reveló datos tan curiosos como la semejanza de caracteres y la dicotomía conceptual de ambos artistas por sus trabajos. Mientras Dalí se bautizaba como gran representante del Surrealismo, Frida rechazaba ferozmente ese título con el cual, André Bretón (padre y fundador del Surrealismo), fascinado ante el talento de la mexicana, intentó etiquetar.
Los alrededores, patios y jardines que amurallan esta fastuosa obra de arquitectura han sido creados para que el público interactúe y se divierta de manera surrealista. Relojes derretidos, laberintos forestales, el árbol de las cintas (decorado por los mismos turistas), y el imponente mostacho que adornó el rostro del Salvador Dalí; componen esta atmósfera de embrujo y maravillas con el que uno premia cualquier día de la vida.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso