MVMEDIOS: Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar


PATRIMONIO

AGOSTO/2014

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Castillo Forestal

Un “reino” que resurge

Nació como pieza esencial del Barrio Bellas Artes, fue refugio de uno de los grandes paisajistas de la historia chilena, y luego cayó en un abandono que lo expuso a transformarse casi en una “okupa”. En sus años, el “castillito” del Forestal ha tenido de dulce y agraz, al vivir de igual modo el reconocimiento y el olvido; pero un acertado trabajo le devolvió la dignidad de su título y hoy no sólo es testigo de la vida social y recreacional de los santiaguinos, sino actor principal en una de las arterias verdes más importantes de la capital.

Por Daniela Rojas O. / Fotografías Sofía Musa Muencke.
CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

El denominado “castillo” del Parque Forestal fue construido a principios del siglo XX con motivo de la conmemoración del Centenario, época en que la estética era dominada por los lineamientos franceses. Aunque no hay certeza absoluta, se dice que fue el pintor Álvaro Casanova Zenteno quien diseñó esta estructura, inspirada en los castillos del Valle del Loira. En ese entonces no albergó a ningún rey, pero sí al destacado paisajista galo Guillaume Renner, quien ostentaba el título de director de Jardines del municipio y fijó allí su oficina. Tampoco fue una fortificación, pero brilló por su función como embarcadero.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

 Fue la época de oro de una construcción que vio pasar y pesar más de cien años en sus cimientos, hasta que el deterioro la hizo invisible.

Hoy, sin embargo, un proyecto ideado por Mathias Klotz y Lillian Allen, resucitó el encanto mítico del inmueble, tras otorgarle una nueva función dentro de la zona patrimonial en que tiene lugar. Desde el cierre del embarcadero, había pasado por varias etapas: extensión del Colegio de Arquitectos, sede de la Corporación de Desarrollo de Santiago, un jardín infantil y casi fue tomada por un grupo “okupa”. Al detectar su desgaste, la Municipalidad abrió una licitación que los arquitectos ganaron, junto a los inversionistas Rodolfo Schulze y Alejandra Kantor, gracias a su propuesta de instalar servicios gastronómicos y culturales.

Las obras de recuperación consistieron principalmente en limpiar el terreno y simplificar la estructura. La idea principal fue conservar su esencia austera, y para ello, optaron por dejar a la vista el muro de ladrillos, eliminando el estuco y las capas de pintura. Dada su fragilidad, el edificio completo cuenta con un reforzamiento de acero que se combina con los grandes ventanales instalados en el primer piso. En el segundo piso, construyeron una terraza que lo comunica directamente con su vecino, el Museo de Bellas Artes. Todos los elementos confluyeron en un nuevo plan que, esta vez, estuvo a cargo de la sociedad formada por Jerome Reynes (Le Fournil, Bocanariz) y Andrés Turski (La Perla del Pacífico, Sport Café), quienes obtuvieron la concesión del lugar por 10 años.

Haciendo eco de su historia, los gestores gastronómicos crearon un espacio que mezcla lo francés y lo chileno, sin distinción. Así nació “Castillo Forestal”, un restorán brasserie, basado en productos chilenos con denominación de origen. “El término brasserie significa una comida a tres tiempos, es decir, durante todo el día te puedes servir un café o un almuerzo o un postre, la carta es una y está disponible a cualquier hora. También tiene que ver con la preparación de las carnes, que es mediante la cocción lenta y a baja temperatura”, explica Felipe Iligaray, administrador del local.

La ambientación del edificio fue pensada en otorgar una sensación de intimidad, sin perder la conexión con el parque. “La idea es que las luces sean tenues y mantengan ese estilo antiguo, que se asemeje lo más posible a la luz natural de la época en que fue creado el castillo, que provenía de las velas”, afirma Iligaray. El espacio decorado bajo la asesoría de Valerie Reynes, reúne delicadamente elementos modernos y reliquias populares del siglo pasado. Como si se tratara de un viaje en el tiempo, el subterráneo alberga al primer “Museo del juguete chileno”, una colección del anticuario Juan Antonio Santis, que ya se ha expuesto en lugares como el Centro Cultural Palacio La Moneda, pero que aquí encontró un hogar donde quedarse. El Museo funciona los mismos días que el restorán, de martes a domingo, pero solo de 12 a 18 horas.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso