MVMEDIOS: Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar


ARQUITECTURA

/Abril 2019

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

En Madrid

Un Hospital con Estándar Residencial

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos, construido en Móstoles, en las afueras de la ciudad, posee un diseño que da especial importancia a la escala humana, el control del soleamiento y la calidad de los espacios para pacientes y familiares.

Texto y Fotos: Marisol Ortiz Elfeldt
CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos está formado por dos elementos vinculados: un zócalo estructurado en tres módulos paralelos que aloja las unidades asistenciales, ambulatoria, de diagnóstico y tratamiento y, sobre él, dos coronas de forma ovalada, visibles desde la autopista de acceso principal al complejo, destinadas a las unidades de hospitalización.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Estas áreas, que requieren una atmósfera luminosa y tranquila, quedan así elevadas sobre una cubierta vegetal visible desde las habitaciones, y separadas de la actividad de las áreas funcionales. Igual que las dos torres, el vestíbulo adquiere un fuerte contenido simbólico. Concebido como una calle interior, un espacio de triple altura acristalado en cubierta combina las áreas comerciales y cafeterías con las áreas de admisión, información y accesos a los distintos servicios ambulatorios, de docencia y de diagnóstico. Con una superficie de 95.000 metros cuadrados, el centro dispone de 260 habitaciones individuales, 47 consultas, 10 puestos de hospital de día y 12 de diálisis.

Las dos torres se autoafirman en su forma curva. La retícula diagonal de su cerramiento delimita huecos circulares, a la manera de burbujas, que introducen un carácter táctil y vibrante en su superficie. El perímetro, como un caparazón, parece sutilmente horadado.
La forma circular se traslada, también, a la cubierta de la gran pieza de basamento, permitiendo, con ello, la entrada de luz en los espacios interiores. Algo singular es el acceso al área de urgencias; un elemento marquesina señala y delimita las vías de acceso, concretándose como una pieza anexa al volumen principal. El color rojo de su acabado refuerza su carácter diferenciado e identifica, desde lejos, su posicionamiento espacial en el complejo hospitalario. De manera similar al basamento, unas perforaciones circulares introducen luz en el interior de la pieza.

Al carácter transparente o traslúcido de las grandes superficies acristaladas se le opone un revestimiento de listones de madera, que introduce una nota cálida en el inmenso espacio definido por los colores blanco y gris.

La componente horizontal del espacio queda contrarrestada por las piezas cilíndricas de los núcleos de comunicaciones verticales. Su planta circular se relaciona con las perforaciones de la cubierta, que introducen la luz natural en el corazón del hospital.
Los núcleos de comunicación vertical que llegan hasta las torres se definen como unas piezas cilíndricas exentas, autónomas formal y materialmente, colocadas en el vacío central. Las formas onduladas dominan en estos espacios, poniendo en relación el perímetro acristalado, las perforaciones de la cubierta y los volúmenes cilíndricos.

Sin restar eficiencia, el estudio Rafael de La-Hoz Arquitectos consigue resolver en este recinto su complejo enfoque funcional aportando una enorme calidad espacial a las unidades asistenciales y de hospitalización, alejándose de tópicos sanitarios para aproximarse a estándares residenciales.

Las unidades de hospitalización quedan separadas, completamente, del bullicio del resto de la edificación, como piezas autónomas luminosas y tranquilas, levantadas sobre la cubierta de los bloques. Su planta ovalada rodea un vacío central tratado como patio accesible en diferentes niveles. Esta estructuración permite una circulación alrededor del perímetro del patio, diluyendo la sensación de corredor. Como en el resto de la edificación, se evita la creación de pasillos encerrados, posibilitando la visión hacia espacios abiertos y patios desde todas las áreas de circulación.

Los espacios interiores muestran la funcionalidad exigida a este tipo de encargo, pero sin olvidar su calidad espacial y material. Las circulaciones, la alineación de vacíos o patios de luz, la disposición del equipamiento, la combinación de formas en la delimitación de ámbitos y salas, juegan con variables como la iluminación, las visuales y la fácil orientación espacial.

Ficha Técnica
Dirección del proyecto y obra:
Rafael de La-Hoz Arquitectos
Emplazamiento: Móstoles, Madrid, España.
Fecha de inicio de proyecto: 2009
Fecha de final de obra: 2013
Superficie: 95.000 m2
Constructora: OHL


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso