MVMEDIOS: INvite - Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar - En Sociales


DISEÑO

Agosto/2017

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Esculturas de vidrio

UN COLORIDO JARDÍN CONGELADO

Vitrales en forma de tentáculos que salen del piso, pétalos transparentes que cuelgan del arco de un invernadero y parecen estar congeladas en el tiempo, flores gigantescas de 30 metros que cambian su tonalidad según la luz del día, pequeños helechos de una delicadeza increíble, y mucho color, es la obra de Dale Chihuly, en el Chihuly Garden and Glass, en el Seattle Center.

Por Marisol Ortiz Elfeldt / fotografías gentileza Chihuly Garden and Glass Museum agradecimientos a gregg davis
CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Quienes son apasionados por la jardinería podrán tal vez entender la obsesión de quien ama la estética de flores y plantas. Chihuly lo aprendió en el jardín de su madre en Tacoma. De ahí nace este anhelo e inspiración por buscar ese paraíso en sus creaciones en vidrio, y así también ha dejado su huella en varios jardines botánicos como en el Garfield Park de Chicago, en el Real Jardín Botánico de Kew, cerca de Londres, en el Jardín Botánico de Nueva York, en el Pittsburgh Phipps, o en el Botánico de Missouri, entre muchos otros. También ha intervenido con sus creaciones un buen número de parques, entre los que se encuentran: el Conservatory Garfield Park, en Chicago y “Mille Fiori” en el Museo de Arte de Tacoma.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Y es que la organicidad de sus esculturas de vidrio se mezcla con naturalidad entre la flora de los jardines o las formas arquitectónicas, agregando fantasía y belleza a los caminos habituales. La pasión de la que hablábamos al principio la compone aquí la unión entre la naturaleza, el arte y la creación. Chihuly ha montado instalaciones centradas en la idea del jardín, fruto de su fascinación por las formas abstractas que le ofrecen la naturaleza, los jardines o el océano y sus criaturas. De todos ellos hay reflejos en sus trabajos.
Sus obras en general son monumentales, pero cuando se acerca a tamaños más pequeños nos sorprenden pequeñas joyas que producen una fascinación más alcanzable, por su cercanía; en ellas la explosión del color sigue envolviendo un movimiento que es una constante en toda la obra de este habitante de Washington que comenzó a trabajar con vidrio mientras estaba en la universidad en la década de 1960, antes de perfeccionar su arte con los maestros en Venecia. Su trabajo se hizo famoso a nivel internacional por la manera en que desafió los límites de la utilización del vidrio.
En 1968 gracias a una beca Fulbright, estudió en la fábrica Venini de Murano, donde aprendió que el trabajo en equipo es fundamental en las técnicas del vidrio soplado. El proceso que fragua estas piezas necesita la participación de una serie de personas que actúan en una sincronía como si fuera  una orquesta, así surge esta especie de milagro que explica mejor que cualquier palabra las imágenes de sus obras.
En 1976 y en 1979 Chihuly sufrió dos accidentes. Uno le costó la vista de un ojo y el otro la imposibilidad de mover libremente un brazo, lo que hoy no le permite soplar vidrio pero lejos de alejarle de su empeño, simplemente cambió el rol. Según sus propias palabras “ahora no soy bailarín, soy coreógrafo”. En efecto, ahora dirige un grupo de personas que lleva a cabo sus diseños, aunque la composición de estas musicales y coloridas esculturas sigue, por supuesto, siendo obra suya.
Chihuly Garden and Glass se inauguró en 2012 para celebrar sus logros.

La organicidad de sus esculturas de vidrio se mezcla con naturalidad entre la flora de los jardines o las formas arquitectónicas, agregando fantasía y belleza a los caminos habituales.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso