MVMEDIOS: INvite - Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar - En Sociales


DISEÑO

marzo/2018

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Mascarones de proa:

OBJETOS DE TRADICIÓN Y COLECCIÓN

Representante de la navegación a vela y de grandes buques, es el tripulante permanente que por siglos acompaña a los marinos por los mares del mundo. Una figura de culto, coleccionada por quienes fascinados por la mitología, el arte y la historia, lo mantienen plenamente vigente.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

El origen exacto del mascarón de proa se desconoce, pero los indicios históricos sostienen que en sus comienzos fueron creados con fines religiosos, mitológicos y para provocar temor en los enemigos. Inicialmente iban dentro de la embarcación, cumpliendo una función religiosa, primero como cabezas de animales sacrificados a los dioses, luego fueron sustituidos por objetos tallados de madera. Finalmente pasaron debajo del bauprés a la proa, en forma de un animal totémico o alguna deidad marina; hasta que en el siglo XIX se popularizaron con figuras fundamentalmente femeninas, con la creencia de que su visión tranquilizaba a los dioses del mar. El mito sostiene que si el mascarón fallaba en su cometido y el barco naufragaba, se le cortaba la cabeza para que no volviera a ser utilizado.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

VIGÍA Y TALISMÁN
Los mascarones son figuras decorativas generalmente talladas en madera, ornamentadas o pintadas según la jerarquía y el tipo de embarcación. En la proa y bajo el bauprés se instala este tripulante que ha acompañado por los mares del mundo a generaciones de marinos. Es el vigía en la proa, el talismán que ayuda a tener buenos recorridos, el tripulante que nunca ha pisado un puerto, porque permanece vigente en su atalaya, el buque.
Muchos mascarones de la época del oro, que tomaban los navegantes en sus conquistas, fueron recubiertos con el metal dorado para demostrar el poderío, entre los piratas de los mares. Actualmente se exhiben en museos de todo mundo
Hace casi quince años que el artista y gestor cultural, Ignacio Escobar, – @MascaronesDeproatallados – se dedica a la realización de mascarones de proa tallados en madera. Para su trabajo utiliza solo maderas nobles chilenas tales como coihue, laurel, lingue y raulí.
El creador rescata que fundamentalmente son dos las vertientes fascinadas por este tipo de esculturas. Los seguidores del poeta y Premio Nobel, Pablo Neruda, quien era a su vez un amante coleccionista de éstos y otros objetos del mundo del mar; y quienes provienen del mundo náutico, marinos y familiares que manteniendo la tradición lo siguen llevando en sus embarcaciones y lo incorporan en sus hogares, como elementos decorativos. Son principalmente coleccionistas, quienes piden un trabajo que será especialmente creado para ellos, buscan una réplica o se enamoran de uno de los artículos en stock que mantiene el artista.
Escobar también comenta que recibe pedidos de distintos lugares del mundo. Sus trabajos hoy figuran en países como Argentina, Brasil, Estados Unidos, España y Holanda. Dependiendo de la complejidad de lo solicitado, requiere aproximadamente de tres semanas para realizar a mano la figura requerida. Animales y especialmente mujeres y sirenas están entre los favoritos y más pedidos por sus clientes. Ferias, exposiciones y tiendas o galerías especializadas ofrecen este trabajo artesanal que a lo largo del tiempo traspasa culturas y fronteras. Hoy la tradición marinera del mascarón de proa se mantiene viva en la proa de los buques escuelas de algunas armadas del mundo. El Cóndor, ave heráldica que forma parte del escudo nacional, es el mascarón de proa del Buque Escuela Esmeralda de la Armada de Chile.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso