MVMEDIOS: INvite - Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar - En Sociales


DISEÑO

Noviembre/2017

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

LOS APEROS DE LA CASA CONTEMPORÁNEA

Materiales como acero y madera dan soporte a los neo novísimos muebles de diseñador, mientras que sus cuerpos son el destino de superficies más suaves como el algodón y el cuero. Este último insumo identifica a sus dueños como portadores de una tradición, de aperos y objetos que envejecen junto al usuario e, inclusive, son heredados a las generaciones siguientes. Un legado de cuero y trabajo es el que ha viajado a lo largo de tres generaciones por la familia Romero, en Santiago, quienes son los dueños de Romor’s, marca fundada en 1945 por los hermanos Luis y Sergio, luego heredada por Cristián y, en paralelo, a cargo de Agustín, un ingeniero que dejó la banca seducido por el aroma de las pieles y los secretos del curtido.

por Valeria Barahona Valenzuela / Fotografías Sofía Musa Muencke
CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Los objetos de cuero acompañan el trabajo y el caminar de las personas desde hace siglos, más aún en los valles andinos donde sólo el olor del material da cuenta de libertad, elegancia y tradición. Hoy estos adminículos llenos de tradición visten los hogares más contemporáneos. La tienda de Luis Pasteur, en Vitacura, invita al visitante a ser parte de una historia por medio de la vista, recreada en los colores tradicionales del cuero; así como el olfato, a través de la esencia típica del huaso y también el tacto, sobre todo con la piel que el verano deja al descubierto y encuentra su amparo en la superficie suave, salvaje y agreste de una banqueta con tapiz animal.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

“Nos preocupamos de que el cuero tenga buena vejez, que dure con el tiempo, porque uno no saca nada haciendo un artículo con un cuero malo que se te eche a perder, y aparte es el paso de los días lo que hace que el cuero se vaya poniendo más bonito, vaya envejeciendo bien, contigo”, cuenta Agustín Romero mientras acaricia un juego de escritorio que bien podría pertenecer al dueño de un fundo, un gerente en Sanhattan o el próximo inquilino de La Moneda.
Al trabajar algo de cuero, dice con cierta emoción, “el artículo deja de ser masivo y automáticamente es único, como que toman vida las cosas con cuero, porque al final es piel”.
Los muebles “son una pata súper importante del negocio”, juega el heredero con los lenguajes campesino y empresarial, agregando que la idea fue de su padre, Cristián Romero, quien, tras ver a su propio progenitor concentrado en el diseño de aperos para el cuerpo, como carteras y maletines, él decidió vestir a las casas, acompañando el material con otros nobles como fierro y acero inoxidable, “porque el cuero conversa mucho con esos materiales”, explica Agustín, diálogo logrado a través de manillas y tapices.
Esta poesía es empleada sobre armazones hechos a pedido, que calcen justo con las dimensiones de los lugares que habitarán, dando a los espacios “un aire mucho más moderno y más elegante”, verso que demora, más menos, dos semanas en ser construido por maestros antiguos que trabajan en el centro de Santiago y pueden ser visitados por los clientes, para escoger el hilo, el espesor del cuero, el grano (estampa) y el estilo del apero que recibirá a las futuras visitas.
Con los más de 70 años de historia de la firma, el último de los Romeros se dio cuenta “que el típico dicho de la práctica hace al maestro es cierto, y mantener a los buenos maestros es muy importante, porque el cuero es así, es con el tiempo, con técnicas antiguas que posiblemente una máquina no te las va a dar. La costura a mano, las técnicas de cómo bolear un cuero (terminaciones en el corte), el cómo tratarlo son cosas importantes manuales y muy importante para la gente que sabe de cuero”.
Mantener esos factores, aunque sean algo más lento y más caro, es lo que ha permitido la sobrevivencia de la marca frente al retail por sobre las crisis financieras. Ahora, esto es acompañado por el renovado interés de las personas en ornamentar sus vidas con materiales nobles, ya que “las cosas plásticas, las cosas baratas, duran lo que valen y la gente se da cuenta de que existen empresas como esta que se han dedicado a hacer las cosas bien hechas”, sostiene Romero, agregando que la sociedad “viene de vuelta, así que por suerte la moda de esto nos llegó a nosotros, no es que nosotros nos pusimos a hacer algo para llegar a la moda. La gente hoy también viaja harto y conoce más de cosas bien hechas”.

Una invitación a ser parte de una
historia por medio de la vista, recreada en los colores
tradicionales del cuero.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso