MVMEDIOS: INvite - Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar - En Sociales


ENTREVISTA

diciembre/2017

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

David Trubridge, destacado diseñador neozelandés:

“LO QUE SE EXTRAE DE LA TIERRA DEBE VOLVER A ELLA”

David Trubridge visitó Valparaíso con “La importancia de la belleza”, una lectura dedicada a apreciar la increíble hermosura del medioambiente, su impacto en la humanidad y su influencia en nuevos procesos creativos. Como parte del Festival Puerto de Ideas, el aclamado diseñador neozelandés se refirió a los paisajes que han inspirado sus creaciones, criticando los paradigmas estéticos de la cultura occidental y haciendo una invitación a proteger los recursos naturales del planeta.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Trubridge, uno de los 15 diseñadores más importantes del mundo según la revista francesa Express, lleva más de cuarenta años dedicado a la fabricación de muebles y luminaria. En 2001 salta a la fama con Body Raft, cuando la firma Cappellini compra sus derechos. Luego en 2004 sorprende con Coral Light, un poliedro armable hecho con bambú. Su extenso catálogo se ha exhibido en ferias de Milán, París, Londres, Nueva York y Dubai. Galardonado con los premios John Britten Award 2007 del Designer’s Institute de Nueva Zelanda y el Red Dot Award en 2015, el también arquitecto naval continúa desafiando los límites del diseño sustentable.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

David, ¿cómo implementas la belleza natural en tu trabajo actual?
“Estoy fascinado con la Antártida, impactado por su vulnerabilidad, con Australia, con los parajes de Islandia, y me asombro al pensar en los navegantes polinesios que hace más de 3 mil años atrás cruzaron el Pacífico usando de única guía a las estrellas. En ese trayecto, de ida y vuelta, descubrieron islas y nuevos mundos, y sin instrumentos modernos, nada más que con la observación del cielo y el entendimiento de su lugar en el universo. Creo que en ese momento se dan los logros más admirables de la raza humana. Me encantaría generar un proyecto en el que pudiera enlazar los grandes avances de los navegantes polinesios con la gente de Chile, a través de esa increíble conexión oceánica”.

En relación a instrumentos modernos, ¿cómo incide el DAC (Diseño Asistido por Computadora) en tus diseños?
“Cuando estudié Arquitectura Naval tenía que dibujar figuras tridimensionales bastante complicadas de los botes en papel, y todo entonces lo armábamos en base a imágenes bidimensionales. Treinta años después, el DAC permite que trabaje de una forma mucho más rápida, abriendo una puerta para desarrollar proyectos mucho más complejos y grandes anchuras que serían imposibles de hacer sin una computadora. Puedo jugar con una esfera, comprimirla y moldearla. Es como cuando tienes una manzana, la pelas de una sola vez y conservas la cáscara enroscada. Lo que hago es tomar esa cáscara y la manipulo para crear nuevas superficies. Creamos franjas como si se tratara de tela y definimos puntos de conexión, y al unirse esos puntos, se puede volver a la forma inicial, pero ahora ahuecada. El computador es una herramienta increíblemente poderosa y sin duda ha llevado mi trabajo a otro nivel. A eso le sumas otra máquina diseñada para cortar material con absoluta precisión, y obtienes algo increíble. Me encanta”.

¿Cuál es un elemento clave en la formación de nuevos diseñadores?
“Cuando en 1975 renové una antigua casa de piedra, usé materiales viejos porque quería reciclar. Algo esencial es el entendimiento de los materiales con los que trabajas. Lo que pasa en la actualidad con muchos diseñadores jóvenes en universidades es que reciben una muy buena base computacional, pero no saben cómo trabajar con sus manos. Te enseñan cómo diseñar, pero no cómo ser un diseñador, o cómo sustentar tu propio negocio. Los enfrentan rápidamente al mundo y aprender es difícil, toma tiempo, se necesita mucha determinación. Algo esencial que debemos comprender es que no podemos seguir produciendo a la velocidad que exige el mundo moderno, usando los recursos y la energía del planeta más rápido de lo que ésta puede proveer. Se crean productos que las personas realmente no necesitan, pero ilusoriamente desean. Los bienes de consumo se tiran rápido a la basura, y finalmente ese plástico desechado se convierte en polución. Hay que terminar con esa costumbre. Tenemos la opción de elegir ser más saludables, proteger el medioambiente y elegir nuestros materiales. En vez de plástico, mejor usemos bambú”.

¿Qué libro recomiendas para ganar conciencia medioambiental?
“De la cuna a la cuna: Rediseñando la forma en la que hacemos las cosas, del arquitecto William McDonough, que plantea que nuestra producción debe enmarcarse en un ciclo. Lo que se extrae de la tierra debe volver a ella”.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso