MVMEDIOS: INvite - Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar - En Sociales


LUGARES

Noviembre/2017

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Modernismo catalán:

LAS OBRAS MENOS CONOCIDAS DE GAUDÍ EN BARCELONA

Si bien la Sagrada Familia, el Parc Güell, La Pedrera y la Casa Batllò son los monumentos más populares creados por el célebre arquitecto en la capital de Cataluña, no son los únicos de su autoría. Aquí hacemos un recorrido por las obras que suelen pasar más desapercibidas para los turistas, pero que no por ello son menos impresionantes.

Por Soledad Balduzzi Fiallos, desde España.
CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

PCon 30 millones de visitas anuales, Barcelona se ha convertido en la primera ciudad de mayor atracción turística de España, y en la tercera de la Unión Europea, detrás de Londres y París. El lugar más concurrido de la Ciudad Condal es, por lejos, el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia. Cada día, un tumulto de 12.000 personas visita la obra más emblemática de Antoni Gaudí, el principal exponente del modernismo catalán y uno de los arquitectos más conocidos y celebrados del mundo.
Sin embargo, lo que muchos de ellos ni siquiera sospechan es que además de la imponente basílica, del famoso Parc Güell, y de las bellas Casa Milà y Casa Batllò ubicadas en la elegante avenida Paseo de Gracia, hay varios edificios más diseñados por este genio de la arquitectura que han logrado pasar medio inadvertidos en la ciudad. Y son justamente aquellos los que proseguiremos a desvelar.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Iniciamos el recorrido en el barrio de Gracia, donde a su vez Gaudí inició su carrera profesional. La Casa Vicens, construida entre 1883 y 1888, corresponde a la primera vivienda que el arquitecto llegó a edificar. Inspirada en el arte oriental, Gaudí cubrió la fachada de coloridos azulejos. La casa, que siempre consistió en una residencia particular y ha estado permanentemente cerrada al público, fue adquirida por una empresa en 2014. Tras un largo proceso de restauración y convertida en museo, el inmueble -declarado Patrimonio de la Humanidad en 2005- se prepara para abrir sus puertas antes de finales de año.
La siguiente parada es el Palacio Güell, ubicado en el multicultural barrio del Raval a apenas una cuadra de La Rambla. La fachada de este inmueble es más sencillo y recatado que el anterior, y en medio de las dos puertas de la entrada luce el escudo de Cataluña en hierro forjado. En esta vivienda, Gaudí experimentó con los conceptos de espacio y de luz. La azotea es una de las partes más llamativas de la obra, ya que tal como en La Pedrera, las chimeneas tienen formas peculiares y están cubiertas con cerámicas de colores.
Hacia el otro lado de La Rambla, en pleno Barrio Gótico, se encuentra la Plaza Real. Circundada por restaurantes repletos de turistas, esta distinguida plaza de estilo neoclásico conserva hasta la actualidad los faroles diseñados por el arquitecto y que fueron inaugurados en la Fiesta de la Merced en 1879. Además del escudo catalán, estos lucen el caduceo y el casco alado típicos de Mercurio, el dios romano del comercio, por lo que se infiere que Gaudí quiso representar una Barcelona con miras a la prosperidad y el futuro.
La Casa Calvet es otra de las paradas imperdibles de la ruta gaudiniana. El arquitecto erigió la vivienda por encargo de una familia de la alta burguesía dedicada a la industria textil. La fachada formada por piedra arenisca de Montjuic es a simple vista bastante sobria y discreta. Sin embargo, la obra fue de gran envergadura para la época, ya que en 1900 -un año después de finalizada su construcción- recibió el premio al mejor edificio de la ciudad por el Ayuntamiento de Barcelona. Hoy está convertido en un elegante restaurante del mismo nombre, especializado en la cocina mediterránea contemporánea.
Por último, nos alejamos un poco del centro y nos dirigimos hasta los pies de la sierra del Collserola, en donde se ubica la Torre Bellesguard (que en español quiere decir “bella vista”). Gaudí reutilizó el material de las ruinas de un castillo medieval que se encontraba en ese mismo lugar para edificar esta torre de estilo neogótico. El inmueble cuenta con varios detalles que muestran la minuciosidad y prolijidad del trabajo del arquitecto, como las vidrieras en los balcones y los azulejos en el exterior y en el interior. Como si fuese poco, el jardín también fue diseñado por este virtuoso del modernismo catalán, cuyas obras siguen dando que hablar siglos después de sus cimientos.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso