MVMEDIOS: INvite - Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar - En Sociales


TENDENCIAS

marzo/2018

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

En Concón

INVERTIR SOBRE LAS OLAS

Pieles bronceadas y cabellos decolorados enfrentando al mar sobre una tabla, es la imagen que da fuerza al proyecto inmobiliario Alto Marotto, el primer condominio hotel dedicado a surfistas en la Quinta Costa, mediante financiamiento crowdfunding.

Texto Valeria Barahona Valenzuela / Fotografías Sofía Musa Muencke
CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

El casco antiguo de Concón goza de grandes olas, palmeras y una suave playa que convierten al sector en un lugar privilegiado para la práctica de deportes como el surf y stand up puddle, razón por la que su infraestructura se está adecuando al arribo de turistas, mediante la construcción de un condominio hotel dedicado a los amantes del mar, quienes, como buenos lobos, invierten en manada mediante crowdfunding.
“La parte más antigua de Concón tiene casas bonitas antiguas y también hay otras cosas que están bien deterioradas, por eso, la idea es rescatar y darle fuerza a lo patrimonial”, dice el arquitecto encargado del proyecto Alto Marotto, Adriano Bochetti, autor también del vecino edificio Costa Borgoño.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

El histórico sector posee “otros proyectos bien bonitos, como la nueva municipalidad, que lo ganó Tomás Villalón. Este lugar para mí es el más interesante (de la comuna) por vista, por esparcimiento”.
El arquitecto confiesa que vivió dos años en California, Estados Unidos, donde practicó surf y ahora “estoy más bien retirado de las pistas. La idea es volver, porque siempre me ha gustado”, “espíritu” que lo llevó a tomar el proyecto en Concón y darle un estilo acorde mediante “pequeños muros de piedra que separan los departamentos, traspasan un poco la viga, se despegan otro tanto de la fachada y forman una especie de vela, generando un ritmo en horizontal, que busca estar acorde con la playa”, explica. Esta idea de movimiento Bochetti la viene desarrollando desde el Edificio Fernando de Arguello (2012), en Vitacura.
La obra destaca por contar con paneles solares para calentar agua, mediante termos eléctricos, ya que no ocupa gas; además de tener pisos continuos recubiertos de un porcelanato tipo madera castle caoba que, en palabras de Bochetti, “es un material duro, que se lava y tiene mejor vida” frente a la arena y el agua salada. Las cocinas de los departamentos fueron otro instante de inspiración en la vida de “lobo de mar”, dejándolas “abiertas y que se integren al comedor. No es un modelo americano, sino que la mesa se puede elegir como comedor o una de trabajo, así das la flexibilidad a la persona de cómo quiere tener su cocina”.
Esta libertad quedó manifiesta, de igual forma, en el financiamiento del proyecto, elevado gracias a crowdfunding –micromecenazgo –por Besafe Inversiones. “La inmobiliaria necesita otros capitales porque el banco no financia el 100%, normalmente es el 60%”, detalla el socio de la firma, Marcos Vargas. El resto se consigue mediante pequeños inversores que, al cabo de uno o dos años, de acuerdo a las bases del proyecto, “se reparten las utilidades, con un 40% a 50% de retorno”.
Alto Marotto es la primera construcción gestionada de este modo fuera de la capital, asegura Vargas, “porque es mucho más fácil captar inversionistas en Santiago. Nos convenció la inmobiliaria, porque esto llegó a hermosear esta zona”.
Antes de ingresar a un crownfunding, sin embargo, el abogado del Estudio Chaves Awad Contreras Schürmann, Tomás Carbone, dice que es preciso estar atento a “qué es lo que uno va a comprar”, ya que “la diferencia entre adquirir un inmueble en un remate y una compra en blanco es abismante”. Por esta razón, el profesional aconseja solicitar asesoría acerca del “financiamiento, los riesgos asociados y la expectativa temporal” que conlleva este tipo de negocios.
“Lo primero es que te digan en qué estás invirtiendo, porque al ser un crowdfunding uno pensaría en una sociedad. Si es así, estás comprando acciones o quizás aportando capital para la constitución de una de ellas. En ese caso, hay que pedir los estatutos para saber a qué te dan derecho las acciones que estás comprando, o las que adquieres por efecto de concurrir en la constitución de la sociedad”, afirma Carbone.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso