MVMEDIOS: Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar


INTERIORISMO

/Abril 2019

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Museo de Historia Natural de Santiago

El Valor de lo Neoclásico

Texto: Valeska Silva Pohl Fotos: Sergio López
CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Uno de los museos más anti guos de América y el primero fundado en Chile, el Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) se remonta al año 1830. Fue entonces cuando el gobierno chileno le encomendó al naturalista francés Claudio Gay formar un gabinete de historia natural con los principales exponentes vegetales y minerales del territorio. Funcionó primero en calle Catedral, en una sala de la entonces Biblioteca Nacional.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

En 1875, el Presidente Federico Errázuriz Zañartu encargó a la Sociedad Nacional de Agricultura la gestión de levantar en la Quinta Normal un recinto para la Exposición Internacional de Chile de ese año. Para este importante encargo fue escogido el arquitecto francés Paul Lathoud, creador también del Palacio Cousiño y del Cementerio Católico, quien se inspiró en espacios europeos de ferias y exhibiciones de la época.

Siguiendo el pensamiento neoclásico, en donde se rescata la arquitectura monumental que reproduce el templo clásico adaptado a la sociedad civil , en su interior se construye una enorme área rodeada de una galería de doble altura, donde resaltan las arquerías y un detallado trabajo en madera con troquelados y techado. La construcción, de 15.749 m2 construidos, fue realizada originalmente de albañilería de ladrillo sin refuerzos.

Terminada la exposición, en la que participaron 3.000 expositores de 28 países, el edificio fue destinado, según Decreto Supremo de enero de 1876, al Museo de Historia Natural y al Instituto Agrícola. La edificación original tenía menos pisos que su versión actual, que ha pasado por distintas remodelaciones debido a los daños de varios terremotos.

Así, de ser una sede de exposición pasó a ser el museo más visitado del país. Por esa razón se implementó una característica distintiva de los proyectos para museos y centros de exhibición: en su interiorismo se buscó una composición a nivel espacial para generar circuitos y mostrar a los visitantes el camino a seguir a través de las distintas salas y plantas. Era importante resolver el esquema de un espacio de exhibición, para resaltar las exposiciones, sin dejar de lado la arquitectura que lo contiene.

La fachada del museo es el inicio de un recorrido de época, un trayecto que reúne gran información y piezas patrimoniales de invaluable valor histórico. En el montaje de exposiciones es imprescindible una clara tarea de señalización tanto del contenido como del recorrido de las mismas. La organización de los espacios requiere de especial preocupación para que tenga una coherencia con líneas de tiempo de las exhibiciones. De esta manera, se generan secuencias lógicas para facilitar la visita a los asistentes y se crea una coherente recopilación de obras e información.

Con los actuales recursos que ofrece el mercado, que incluye la iluminación, se han creado exposiciones dinámicas y llamativas para un público más acostumbrado a los avances tecnológicos. Es el caso de la exhibición permanente, ubicada en el salón central, donde se presenta una de las mayores fascinaciones de los visitantes: Greta. Gracias al enorme esqueleto de Balaenoptera Borealis, el MNHN es conocido popularmente como el “museo de la ballena”.

El esqueleto, iluminado con luces LED de colores, resalta en el amplio espacio en donde se advierten las arcadas lobuladas verticales, la mampostería y los balcones que sostienen mediante columnas rectangulares el segundo nivel del lugar. La decoración neoclásica de techo y columnas contrasta con las líneas sencillas de las vitrinas de vidrio y madera con las especies en exhibición.

Luego de estar cerrado al público, debido a los daños causados al edificio por el terremoto del 27 de febrero de 2010, el Museo Nacional de Historia Natural reabrió sus puertas el 18 de mayo de 2012 (Día Internacional de los Museos) con una renovada propuesta museográfica, que consiste en un recorrido de norte a sur que detalla primero el origen de la vida y la Tierra, y luego destaca los paisajes naturales y culturales de nuestro país, poniendo énfasis en la biodiversidad de flora y fauna chilena, además de su relación con los pueblos originarios.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso