MVMEDIOS: INvite - Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar - En Sociales


OPINIÓN

Julio/2017

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

EL PATRIMONIO NO ES UN CASTIGO

El Patrimonio se vive, comparte y preserva para las futuras generaciones; se recibe como un regalo y como tal se debe devolver, ojalá mejor.

Laura Garrido Rios - Arquitecto Universidad de Chile

Para comenzar nos hacemos una pregunta: que es Patrimonio y porqué necesitamos conservarlo? La protección del Patrimonio es relevante para cualquier país, ya que construye identidad y contribuye a conservar la memoria histórica y los valores locales.
Hace unos años el concepto de Patrimonio amplió sus horizontes para ir más allá de lo material. La mirada contemporánea indica que el Patrimonio no solo está centrado en monumentos y edificios públicos de alto valor histórico y estético. Obsoleta va quedando aquella visión objetual: el Patrimonio como un bien aislado, desconectado de su entorno, intocable dentro de una cúpula de cristal.

Desde esta perspectiva, el Patrimonio está compuesto por paisajes culturales, formas de vida, santuarios naturales, flora, fauna, gastronomía, saberes y expresiones orales, actos festivos, vestigios subacuáticos, manifestaciones culturales, valiosas y significativas para las comunidades que habitan un territorio. Hablamos entonces de Patrimonio Cultural, Natural e Intangible, y de Tesoros Humanos Vivos: personas portadoras de antiguos conocimientos y tradiciones.
Sin embargo los actuales instrumentos normativos parecen no ser efectivos, generando conflictos, especialmente en lo que se refiere a Patrimonio Arquitectónico. Insuficientes parecen ser los programas y subsidios que apoyan su conservación y rehabilitación.
Las recientes declaratorias de Casa De Italia y Villa San Luis, han provocado gran controversia: algunos aplauden, otros critican. Es que en ciertos casos la propiedad privada debe supeditarse a un bien público, como lo es nuestra memoria e historia colectiva.
Surge otra pregunta: como enfocar el resguardo del Patrimonio sin vulnerar los derechos de los propietarios? Debiéramos generar incentivos y beneficios económicos, exención de impuestos, subsidios para gastos de mantención, es decir, implementar políticas públicas que fomenten la conservación, gestión y desarrollo de nuestro Patrimonio. Un escenario adecuado sería que cada declaratoria fuera asociada a un proyecto de puesta en valor con su correspondiente fuente de financiamiento.
Desde distintos sectores se llama a promover un debate serio, que permita consensuar visiones y replantear opciones para el resguardo del patrimonio. Como sociedad debemos garantizar su conservación sustentable y consolidar un marco normativo que termine con los actuales conflictos. La evolución de la protección del patrimonio pasa hoy por un tema colectivo, ya que en Chile es la ciudadanía quien está instalando el tema en la agenda pública.
Poco a poco estamos asumiendo el relevante rol que todos debemos cumplir, ya que el valor patrimonial de un bien mueble, inmueble y/o intangible radica en la valorización que la comunidad le otorga. Estamos comenzando a ser más proactivos; ya no somos simples espectadores frente a la pérdida sostenida de paisajes, barrios, inmuebles y costumbres. Al reinterpretar nuestro legado histórico, articularemos pasado y futuro, dejando de ver al Patrimonio como un castigo, sino más bien como una gran oportunidad para hacer ciudad.