MVMEDIOS: Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar


LUGARES

MARZO/2017

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Liubliana

EL CAPRICHO DE LOS ESLOVENOS

Los viajeros cuando hablan de Liubliana lo hacen bajito, como en secreto, pero cuando la describen, sus ojos brillan. Y claro, porque la capital de Eslovenia, aún conserva, casi intacto, el romanticismo europeo de antaño.

Textos y Fotografías: Mauricio Rojas Casimiro
CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

La ciudad de los dragones (símbolo de la ciudad) es agradablemente silenciosa, pero llena de vida. Una contradicción que entusiasma y cautiva. Es una ciudad que, al poco andar, te susurra que esconde secretos. Uno de ellos, es contemplar el atardecer a lo largo de la ribera junto a una buena tertulia.

To je popoldne ne (El sol de la tarde)
Metelkova mesto, es un coqueto y pequeño barrio de casitas bajas que es animado por vitrinas que ofrecen diversas formas y estilos de arte. Aquí se respira vanguardia y no son pocos los artistas europeos que se han refugiado en estas estrechas calles. Se aburrieron de Londres y Berlín, dicen. A lo largo del recorrido, asoman grafitis, cafés de bajo glamour, tiendas de artesanía en metal y madera y oficinas de coworking. Al salir del barrio bohemio, aparece el río Liublianica que, en su primer puente, es resguardado por cuatro imponentes dragones que dan la bienvenida a la extensa ribera, la cual es engalanada por comensales que gozan animadamente de sus aperitivos. Y quienes no encuentran sitio, simplemente disfrutan del crepúsculo sentados en sus puentes de piedra.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Entre puentes y librerías
Uno de estos es el curioso Triple Puente: fue construido en 1929 para unir dos plazas (Mestni y Preseren), pero tres años después los arquitectos, debido al tráfico, decidieron ampliarlo y construyeron dos estrechas pasaderas (una a cada lado del original) para que los peatones circularan. Casi un siglo después, es el punto neurálgico del casco antiguo y está reservado para el tránsito peatonal y de bicicletas. Otro de sus atractivos es una estrecha avenida adoquinada, paralela al río, que acoge en sus plantas bajas diversas librerías (con una gran oferta de novela negra), pequeñas tiendas y hostales pijes y modestos. En breve, asoma la catedral de San Nicolás que destaca por su estilo barroco en su interior (recargado al oro expuesto) y por sus puertas laterales, talladas en bronce, que relatan la historia de Eslovenia.

La plaza Kongresni y la Filarmónica
Al otro lado de ribera, saluda la plaza Kongresni y la Universidad de Liubliana (1919, estilo neoclásico). En sus aulas se han forjado presidentes, poetas y afamados arquitectos como el ícono local, Joze Plecnik. Hoy su laurel formativo continúa intacto, ya que es altamente demandada por jóvenes Erasmus venidos de toda Europa. Pero el conjunto patrimonial se complementa perfectamente con la obra de la Filarmónica que fue levantada originalmente en el siglo XVIII y vuelta a reconstruir en 1895, esta vez bajo la influencia neobarroca. Bien vale la pena contemplar la vida diaria de los lugareños bajo los centenarios robles de la villa.

El Parque Tivoli y otros encantos
Se ingresa por un amplio paseo que acoge exposiciones temporales de fotografía y esculturas de hierro. Al internarse, la gente acude a un invernadero que aloja una exhibición permanente de plantas exóticas y tropicales. En otro sector, los visitantes se relajan en una zona exclusiva para la lectura (Biblioteca bajo las copas, le llaman). Pero Liubliana tiene más secretos. Y es que su cocina es fantástica y los precios son accesibles al bolsillo del viajero. Un detalle: sus amables garzones siempre están presto a la hora de la elección. Aquí las carnes rojas, el vino y la trufa mandan. Por eso, saborear un puré de trufas con espárragos trigueros, emociona. Toda una sorpresa resulta descubrir sus jóvenes vinos rojos, considerados hoy, uno de los mejores en Europa.
Cuando cae la noche y se encienden las farolas anaranjadas, la ciudad adquiere un tono bohemio que invita a la reunión y a las buenas historias pasadas. Su paseo nocturno es fácil y libre de aglomeraciones. Y es que Liubliana aún no aparece en las guías turísticas ni en el mapa imprescindible de la agencia de moda, ya que está reservada para aquel viajero que busca un lugar singular en su peregrinaje.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso