MVMEDIOS: INvite - Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar - En Sociales


ARQUITECTURA

Noviembre/2017

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Hotel Viña Vik

DISEÑO SORPRENDENTE

Su espectacular arquitectura, su asombrosa decoración, su colección de arte y su paisaje inigualable han convertido al Hotel Viña Vik en una experiencia de lujo que trasciende a una simple estadía. Basta apreciar cómo su gran cúpula ondulante se impone en medio del valle y cómo desde el interior se pueden contemplar las maravillosas vistas que entrega el lugar.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

El hotel Viña Vik, ubicado en Millahue, al sur de Rancagua, sorprende por sus increíbles vistas. Cada uno de los espacios construidos mira a paisajes propios del campo chileno: cerros, viñedos y lagunas reflejan la belleza de la zona en la que se encuentra emplazado. Sus dueños, Alexander y Carrie Vik, quisieron edificar un hotel que permitiera a sus huéspedes vivir una experiencia de lujo en medio de la naturaleza. El objetivo lo lograron con creces de la mano del arquitecto uruguayo, Marcelo Daglio, quien interpretó los requerimientos de los dueños a cabalidad y diseñó un edificio que aprovecha al máximo el entorno: 1.600 hectáreas de paisajes alucinantes, dedicados a la creación del fascinante mundo del vino.
El edificio se posa en lo más alto de una montaña, sin duda un punto estratégico para obtener 360 grados de las maravillosas vistas que regala el lugar; destacan la cordillera, el valle, los viñedos y el lago.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Aunque paradójicamente el proyecto en sí no tiene ninguna intención de fundirse con la geografía; todo lo contrario, la gran cúpula de titanio con forma ondulante es la protagonista indiscutida. La cubierta de titanio con su singular diseño, reinterpreta el significado del lugar (Millahue: lugar del oro en mapudungun), intenta emular los caprichosos perfiles y formas montañosas que ofrece el entorno.
Pensado como un cubo de cristal, la luz entra a raudales, entregando una atmósfera clara y cálida al interior, desde uno siente que está internado en los cerros. El desarrollo conceptual del proyecto implicó el estudio de una forma pura totalmente acristalada, con el mínimo de interrupciones, para lograr el máximo de vistas, posada sobre un basamento de hormigón, que elevara la edificación.
El proyecto se organiza en torno a un patio central a la manera de un jardín Zen alrededor del cual se disponen las galerías de estar y conectores de distribución. Sobre las fachadas norte y sur se ubican las habitaciones obteniendo la intimidad necesaria y las mejores vistas a la cordillera y los viñedos, mientras que sobre las fachadas este y oeste se disponen los espacios de uso común: accesos, livings, galerías, biblioteca, comedor y recepción, permitiendo de esta manera contemplar de un lado al otro del edificio el paisaje con una visión plena de transparencias sin interrupciones. Una magnífica piscina con borde infinito hacia la puesta del sol, es la guinda de la torta de este diseño arquitectónico que alberga un hotel 7 estrellas.
Mención aparte merece la decoración de las habitaciones, que además de original, constituye toda una experiencia, cada pieza fue proyectada por profesionales diferentes, en general artistas chilenos y extranjeros, lo que le entrega a cada espacio una personalidad única. Está la hiperrealista a cargo del chileno Álvaro Gabler; otra con aire zen del japonés Takeo Hanazawa; la estilo hollywodense que creó Francisco Uzabeaga; la retro, diseñeda por Mario Toral e inspirada en los años 80; la grafiti, del chileno Diego Roa… Los huéspedes disfrutan conociendo cada una, es que recorrer el hotel es una oportunidad de ver obras de arte en cada rincón, como si se tratara de un museo.
Todo en perfecta armonía con la bodega de la viña, que fue diseñada por el arquitecto chileno Smiljan Radic, que mezcla de modernidad y la tradición del vino de forma magistral. Semi enterrada, pero con grandes ventanales que permiten el paso de la luz, a ella se llega luego de pasar una plaza de agua cuyos caminos de hormigón representan los ríos chilenos y las piedras entre ellos las rocas de los valles que llegan de la cordillera; la instalación es obra de la escultora Marcela Correa.
Alexander Vik, el empresario noruego se propuso crear un viñedo excepcional en el año 2004 para producir un vino único. Y a esta altura, se puede afirmar que lo ha logrado con creces, no solo ha creado un vino de lujo si no un espacio que impresiona por su atrevida arquitectura.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso