MVMEDIOS: Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar


INTERIORISMO

/2018

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

New York Café, Budapest

DE VUELTA A LA VIDA

Golpeado por dos guerras y la posterior ocupación soviética, este café recuperó su esplendor en manos de una escrupulosa restauración que le ha devuelto el glamour de antaño y lo sitúa nuevamente como un ‘must’ si se visita la capital húngara. Es el Café más hermoso del mundo.

Texto y Fotos: Marisol Ortiz Elfeldt
CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

A fines del siglo XIX, la compañía aseguradora New York Life Insurance Company encargó a los arquitectos Alajos Hauszmann, Flòris Korb y Kàlmàn Giergl un edificio cuya arquitectura transmitiera dignidad, credibilidad y el poder de sus dueños. Así nace una construcción emplazada en el elegante boulevard de Erzsébet, una de las más importantes calles de Budapest en esa época.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

De estilo ecléctico basado en el Renacentismo Barroco italiano, con influencias de Art Deco y Gótico, se constituyó en el edificio más hermoso de Budapest, y esto significó un gran éxito para la compañía que no sólo atrajo clientes sino las miradas del mundo hacia su negocio y gran admiración por el aporte arquitectónico a la ciudad y la mirada visionaria con que construyeron la obra que sería su principal sede en Europa.
La cultura del café llegó a Budapest en el siglo XVI, cuando los turcos ocuparon Hungría. Volvió a cobrar importancia en el siglo XIX durante el imperio Austro-Húngaro, por lo que emplazar un café dentro del edificio era algo obvio. Abierto a la ciudad, se convirtió en la segunda casa de escritores, poetas, políticos, gente del cine y periodistas. Incluso libros fueron escritos en sus mesas y se editaron diarios en algunos de los pisos donde funcionaban las oficinas de la compañía.
Con las guerras venideras, el lujo del edificio no era apropiado para esos días. Fue dañado en los bombardeos y saqueado por completo. No fue hasta 1947 que comenzó su precaria renovación y, una vez finalizada en 1950, abrió como una tienda de artículos deportivos. El café se entregó a una agencia de viajes pero en 1990 se volvió a cerrar.
La familia hotelera que hoy es dueña del inmueble descubrió el edificio en una visita a Budapest en 1999 y se enamoró de la belleza única de este palacio. Con una intervención y recuperación que duró 5 años, y en la que colaboró el Centro Nacional de Restauración y Reconstrucción de Monumentos de Hungría, se logró recobrar el esplendor de su pasado. Así en el 2006 abre como un lujoso hotel, hoy el New York Palace, una reinterpretación original de acuerdo a los planos de los arquitectos Maurizio Papiri, Adam D. Tihany, Massimo Iosa Ghini y Simone Micheli. Al mismo tiempo se recuperó y se volvió a la vida al icónico café, nominado el ‘Café más hermoso del mundo’.
El lugar posee una decoración más propia de un palacio real que de una cafetería, y ese es su gran encanto. El color dorado predomina en las columnas, y los techos están decorados con frescos fantásticos. Las barandas labradas en bronce dorado, ribeteadas de terciopelo rojo dan cuenta de una época en que el glamour era parte importante de la arquitectura interior. Si a esto le agregamos la música en vivo que proviene de un piano de cola en dónde brota Bach, Vivaldi o el húngaro Bartók de los dedos del pianista, y además la exquisita atención de su personal, la experiencia se torna sublime.
Nuevamente comprobamos la importancia de la unión de voluntades para rescatar el patrimonio de las garras de la demolición y el olvido.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso