MVMEDIOS: Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar


DISEÑO

/Julio 2019

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

Esculturas y elementos decorativos

Arte forjado en fierro

Teniendo al metal como protagonista, el escultor Rodrigo Villalobos crea piezas únicas, irrepetibles, donde también se incorporan vidrio, madera y elementos domésticos, y que hoy por hoy no se exponen en galerías.

Texto: Maureen Berger H. - Fotos: María Silvetti
CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

El hierro es, después del aluminio, el metal más abundante en la naturaleza: constituye el 5% de la superficie terrestre. La forja de hierro, descubierta por los hititas a mediados del segundo milenio a.C., se propagó por Europa diez siglos más tarde gracias a los griegos, fenicios y otros pueblos. El mineral se usaba para hacer armas y utensilios para la agricultura y la decoración. En la Edad Media, en tanto, se emplearía como elemento protector de las puertas, hasta evolucionar a elementos decorativos. Comenzó así su uso en rejas, de gran importancia en el Gótico y el Renacimiento.

CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso

En la escultura moderna también se han incorporado éste y otros materiales, donde renombrados escultores con sus técnicas de trabajo del material consiguieron ennoblecer el hierro e incorporarlo en el arte de vanguardia.
El fierro negro, el acero inoxidable, el bronce y el cobre son materias primas de escultores que -a partir de escoger una pieza o elementos a veces abandonados o como parte de algo en desuso- van soldando figuras y otorgando vida y sensibilidad a estos materiales.

En nuestra Región el artista Rodrigo Villalobos ha trabajado el fierro desde los inicios de su carrera. “Mientras estudiaba Licenciatura en Arte con mención en Escultura, en la Universidad Católica, me negué a experimentar con otros materiales. Fui siempre fiel al fierro”, recuerda.

Radicado entre Valparaíso y Curicó, el artista configura su obra a través de la recolección de diversos elementos, como fierros, piedras, cristales y pedazos de madera que encuentra en casas antiguas, estaciones de trenes, barcos, ferias de las pulgas, puestos de chatarreros en San Fernando o en el Puerto.

“Maquinarias de imprenta, agrarias, maestranzas, clavos de durmientes, pedazos de calderas, remaches antiguos, ruedas, calderas de barco, puertas de lockers y medidores de luz son piezas que me suelen llamar la atención”, explica Villalobos.

“Clasifico, expando el material para poder verlo, estiro el metal, barro el taller todo el tiempo, para que el polvo no altere las materias primas”, comenta, en referencia a cómo se va desarrollando su obra. “De repente me inclino por una pieza en particular. Cualquier pieza me sugiere algo; como las escogí yo, ya sé que tiene algún potencial y va a alguna parte. Es el material el que me lleva a crear piezas únicas, de ahí que no existan series de mis obras”.

El escultor va seleccionado entonces las piezas y soldando con otras, a través de diversas técnicas como el mosaico y la repetición en secuencia. Emplea equipos de soldadura al arco tradicional y una moderna máquina de corte de plasma, que le permite casi dibujar sobre el fierro. “Limpio la obra con cepillos de metal y pocas veces aplico barniz opaco, nada muy brillante, pues el metal ya tiene un color y temperatura que me gusta”, detalla.

Así, a través de la soldadura, corte y pulido, la escultura va tomando forma. “El fierro es el material base porque tiene la velocidad que me acomoda. En 10 minutos puedo tener parado, sostenido y soldado el fierro”, cuenta el artista.
Pero no todo es fierro o metal. A Villalobos le agrada sumar elementos como piedra, trozos de vidrio, tazas, tenedores y cucharas, pedazos de palo, cochayuyo, escobas y otros elementos a piezas que también suelen incorporar el movimiento.

Hace cinco años que Villalobos dejó de exponer en galerías. El escultor prefiere por ahora trabajar en su taller y atender pedidos especiales, que a su juicio sean un aporte estético y visual interesante para el lugar donde estén. Una de sus obras fue hace poco objeto de polémica: la reja de un hotel en Valparaíso que hoy no sólo es un aporte a la fachada del mismo, sino que forma parte de la fotografía obligada que los turistas se sacan al transitar por el sector donde se ubica.


CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso CASA etc >> El Mercurio de Valparaíso